AN

Deducci贸n de gastos financieros y fraude de ley

La Audiencia Nacional, en su sentencia de 21 de febrero de 2013, afirma que no son deducibles los gastos financieros derivados de los pasivos contra铆dos por la entidad holding frente a la matriz del grupo multinacional radicada en Luxemburgo para la adquisici贸n del 100 por cien del capital de la sociedad operativa en Espa帽a.

La sociedad holding reci茅n constituida en Espa帽a adquiere de su matriz en Luxemburgo la totalidad de las acciones de la operativa en Espa帽a dejando aplazada la totalidad del pago del precio. Posteriormente, una parte de la deuda se convierte en pr茅stamo participativo y la entidad reclasifica el coste de las participaciones adquiridas en coste de la cartera y fondo de comercio. Este fondo de comercio se elimina con cargo a la prima de emisi贸n y se reconocen resultados negativos.

Estos gastos financieros derivan de unas operaciones que no tienen sentido econ贸mico o empresarial para el grupo, fuera de las ventajas fiscales. Se trata de un simple intercambio de participaciones dentro del grupo, por lo que procede la aplicaci贸n de la figura del fraude de ley tributaria.

La AN de nuevo contra el automatismo en la imposici贸n de los recargos por declaraci贸n extempor谩nea

Las circunstancias del retraso y la disposici贸n del obligado a cumplir pueden y deben ser analizadas caso por caso para determinar la procedencia o improcedencia de la aplicaci贸n del recargo.

Con este talante, tan pro contribuyente, se ha manifestado de nuevo la Audiencia Nacional, en su reci茅n publicada sentencia de 5 de diciembre de 2012, bas谩ndose en la doctrina que ella misma marc贸 en su sentencia de 22 de octubre de 2009.

En el supuesto analizado en los autos, la actora acredit贸 adecuadamente que intent贸 efectuar dentro del plazo establecido para ello una declaraci贸n complementaria de la autoliquidaci贸n, modelo 220, cuya transmisi贸n telem谩tica resulta obligatoria para sociedades como ella que tributen en r茅gimen de consolidaci贸n fiscal, y si ello no fue posible fue debido a problemas inform谩ticos en la validaci贸n de determinadas casillas que imped铆an la transmisi贸n telem谩tica de dicha declaraci贸n, reconocidos por el propio Director del Departamento de Inform谩tica Tributaria de la AEAT.

Los partidos pol铆ticos carecen de legitimaci贸n para impugnar ante la jurisdicci贸n contencioso-administrativa. Inadmisi贸n del recurso contra la amnist铆a fiscal

Aunque previamente anunciada por una nota de prensa emitida por el propio Tribunal, por fin en el d铆a de hoy ha sido publicado oficialmente el auto de la Audiencia Nacional, de 18 de octubre de 2012, por el que se inadmite el recurso interpuesto por parte de uno de los partidos pol铆ticos de mayor representaci贸n en las Cortes contra la Orden HAP/1182/2012, que desarrolla la declaraci贸n tributaria especial -que com煤nmente conocemos como amnist铆a fiscal-, y que fue introducida en nuestro ordenamiento jur铆dico por la Disposici贸n Adicional 1陋 del RDLey 12/2012 (Introduce diversas medidas tributarias y administrativas dirigidas a la reducci贸n del d茅ficit p煤blico) publicada en el BOE el pasado 31 de marzo.

La Administraci贸n no puede tramitar un nuevo expediente de fraude de ley respecto a la actividad inspectora desarrollada previamente

Tras la conclusi贸n de previos procedimientos de inspecci贸n en los que no concluy贸 que no exist铆a fraude alguno, la Administraci贸n no puede en un momento posterior ir en contra de sus propios actos y tramitar un nuevo expediente de fraude de ley respecto a la actividad inspectora desarrollada previamente. No cabe considerar fraudulentos los actos, negocios u operaciones, a efectos de su gravamen, cuando se han concertado en periodos distintos y anteriores a aquellos a los que afecta la declaraci贸n de fraude.

La Administraci贸n no puede revisar las bases imponibles negativas compensadas que deriven de ejercicios prescritos

Mientras que el TEAC considera que la norma que impone la obligaci贸n de acreditar la base negativa compensada en el Impuesto sobre Sociedades carece de sentido si no se atribuye a la Administraci贸n la facultad de comprobar las bases aunque estuvieran prescritas, la sentencia de la Audiencia Nacional de 24 de mayo de 2012, no admite que la Administraci贸n pueda modificar la base negativa de un ejercicio prescrito.

La clara determinaci贸n de la exigibilidad de los cobros es esencial para la aplicaci贸n del r茅gimen de las operaciones a plazo

En sentencia de 23 de mayo de 2012, la Audiencia Nacional analiza las consecuencias jur铆dicas en el orden tributario de una operaci贸n de compraventa de acciones en la que estas se transmiten inmediatamente si bien, su precio se aplaza por un m谩ximo de doce a帽os, quedando al arbitrio del deudor la forma, cuant铆a y plazos de pago.

La Administraci贸n debe tener previsto un procedimiento para registrar documentos para cuando falla el sistema inform谩tico

En una interesante sentencia dictada por la Audiencia Nacional el pasado 25 de abril de 2012, tanto por la tem谩tica 鈥損rocedimiento de gesti贸n de la Administraci贸n tributaria, cuya correcci贸n o incorrecci贸n en contadas ocasiones termina valor谩ndose por los tribunales- como por la resoluci贸n que de la misma realiza el Tribunal, se analizan las consecuencias jur铆dicas que de la presentaci贸n de una reclamaci贸n econ贸mico-administrativa en un d铆a en que no estaba operativo el sistema de recepci贸n inform谩tica de documentos en la oficina tributaria a la que se acudi贸 con ese fin se derivan.

Consta en los autos que la presentaci贸n deber铆a haberse materializado a trav茅s del sistema inform谩tico que estaba implantado en la citada oficina, pero para el Tribunal 鈥搚 esto es lo que salta a la vista, al menos para quien suscribe estas notas-, en la medida en que lo que no ha quedado aclarado es qu茅 mecanismos se hab铆an previsto para el caso de presentaci贸n de escritos al margen del sistema, por fallo del mismo, y si exist铆an registros auxiliares complementarios, la reclamaci贸n debe darse por correctamente presentada, en plazo.

La Administraci贸n no consigue probar la existencia de simulaci贸n en la tributaci贸n por el IVA de las sociedades de profesionales

As铆 de llamativo el titular y la cuesti贸n de fondo examinada en la sentencia de la Audiencia Nacional, de 26 de marzo de 2012, en la que se trata de dilucidar si debe o no considerarse como interpuestas a las sociedades de profesionales por lo que tiene que ver con su tributaci贸n por el Impuesto sobre el Valor A帽adido.

La sentencia se帽ala que el socio profesional, abogado en el caso de autos, presta un servicio a la sociedad profesional, por el que factura y repercute, por imperativo legal, el IVA.

Recuerda, a continuaci贸n, que este impuesto solo debe ser soportado por el consumidor final, no existiendo en este caso prueba alguna de que la sociedad profesional fuera el consumidor final. Es por ello que, a su juicio 鈥揺l del Tribunal-, la AEAT ha debido acudir a la figura de la simulaci贸n, alegando que se ha "interpuesto" la sociedad profesional.

Pues bien, concluye la Audiencia Nacional que no se ha probado por la Administraci贸n, ni se aprecian por su parte razones por las que deban imputarse a la persona f铆sica las sumas facturadas por la sociedad de profesionales.

El IVA soportado en la adquisici贸n de equipos inform谩ticos para la formaci贸n de los empleados en el uso de las nuevas tecnolog铆as es deducible

As铆 de claro lo tiene la Audiencia Nacional en su sentencia de 8 de febrero de 2012, en la que se帽ala que partiendo de que los equipos adquiridos no estaban destinados a ser utilizados en la satisfacci贸n de necesidades personales o particulares de los empleados, sino que fueron cedidos a 茅stos con el 煤nico objeto de facilitar la formaci贸n de los mismos en las nuevas tecnolog铆as y, por lo tanto, a servir al desarrollo de la propia actividad empresarial, el gasto relativo a la adquisici贸n de los equipos inform谩ticos aparece equiparable perfectamente a cualquier otro gasto de formaci贸n requerido para desarrollar las habilidades del personal en beneficio de la actividad empresarial, m谩xime teniendo en cuenta que la actividad desarrollada por la hoy recurrente es la actividad de banca, desarrollando la misma b谩sicamente a trav茅s de Internet, y teniendo en cuenta que en ello se inici贸 en el ejercicio 2000, que es cuando realiz贸 la adquisici贸n de una serie de equipos inform谩ticos con la referida finalidad de cederlos a sus empleados. Ello avala la conclusi贸n de que resulta esencial en los ejercicios de su implantaci贸n, para el correcto desempe帽o de su propia actividad empresarial, la formaci贸n de una plantilla en el campo de las nuevas tecnolog铆as.

Por otro lado, se帽ala el Tribunal, tampoco ha de ser 贸bice a la deducibilidad de las cuotas soportadas el hecho de que la utilizaci贸n de las herramientas inform谩ticas se halle generalizada actualmente porque, si bien eso es cierto, no lo era hace doce a帽os, cuando ni much铆simo menos en todos los hogares se ten铆an equipos de tal 铆ndole ni la conectividad a internet necesarios para poder habituarse en el uso de las nuevas teconolg铆as, por lo que es razonable apreciar la necesidad que se afirma en la demanda de la empresas de formar al personal en el uso de las mismas.

La negligencia del depositario en el cuidado de bienes embargados da lugar a responsabilidad patrimonial de la Administraci贸n

La Audiencia Nacional acaba de dictar la sentencia de 2 de febrero de 2012, en la que reconoce la existencia de responsabilidad de la Administraci贸n en un supuesto en que, en el marco de un procedimiento de apremio, embargado un determinado bien, el mismo se deteriora por negligencia del depositario en su cuidado.

Se帽ala el Tribunal, en t茅rminos que resultan m谩s que claros, que si la Administraci贸n es la que designa al depositario del bien embargado, e incluso en el caso de los autos el lugar de dep贸sito, es a ella a quien compete exigir al depositario el cumplimiento de sus obligaciones.

La situaci贸n analizada en los autos es si cabe m谩s grave en la medida en que la AEAT se retras贸 6 a帽os en notificar al interesado que como consecuencia de no haberse adjudicado los bienes ni a particulares a trav茅s de subasta ni al Estado, los bienes embargados quedaban a disposici贸n de su titular, lo que agrav贸 a煤n m谩s las consecuencias da帽osas para el estado, y consecuentemente, el valor de los bienes embargados.

Seg煤n la recurrente, la falta de protecci贸n de los bienes embargados, en concreto maquinaria, dej谩ndolos a la intemperie, desprotegidos frente a las inclemencias meteorol贸gicas en un solar propiedad del depositario y, por otro lado, el retraso en la comunicaci贸n por parte de la Administraci贸n de que estaban a su disposici贸n tras declararse desierta la subasta y declarada la no adjudicaci贸n al Estado son las causas directas del deterioro de la novedad y funcionabilidad de las m谩quinas que le resultaron embargadas.

P谩ginas