Publicado en el BOE el Acuerdo multilateral entre autoridades competentes para el intercambio de informes país por país

Con este acuerdo las multinacionales, con carácter anual, están obligadas a dar información desagregada de los impuestos que pagan en todos los Estados donde tienen actividad

El citado Acuerdo internacional administrativo fue firmado por España el 27 de enero de 2016, junto con otros 30 Estados, con el deseo  de incrementar el nivel de transparencia fiscal internacional y mejorar el acceso de sus respectivas autoridades fiscales a la información relativa a la distribución mundial de rentas, impuestos pagados y ciertos indicadores de la ubicación de la actividad económica entre las jurisdicciones fiscales en las que operan los grupos multinacionales de empresas a través del intercambio automático de informes anuales país por país y con la intención de evaluar los riesgos principales vinculados a la determinación de los precios de transferencia y otros riesgos relacionados con la erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios, así como con fines de análisis económico y estadístico, cuando corresponda.

Este acuerdo que se incluye en el Plan de acción BEPS —Base Erosion and Profit Shifting, contra la erosión de la base imponible y traslado de beneficios— de la OCDE/G20 obliga a las multinacionales a presentar un informe con información desagregada de los impuestos que pagan en todos los países en donde mantienen actividad. Los informes deben presentarse anualmente ante la jurisdicción de la matriz del grupo multinacional, y se compartirán de manera automática con los demás países firmantes del acuerdo, a través de un mecanismo de intercambio de información intergubernamental, evitando así prácticas de planificación fiscal agresiva que permitan la escasa o nula tributación.​