El tutelado puede formar parte de la unidad familiar en la tributación conjunta como sujeto asimilado a los descendientes

Con carácter general la unidad familiar, en relación a la tributación conjunta en el IRPF, se circunscribe a los cónyuges y a los hijos, no obstante, en el caso planteado, uno de los cónyuges es el tutor legal de su hermana y se cuestiona la aplicabilidad de los mínimos y deducciones que resultarían procedentes en caso de que la tutelada forme parte de la unidad familiar.

En este sentido, la DGT estima que aquellas personas vinculadas al contribuyente por razón de tutela y acogimiento, se asimilan a los descendientes a efectos de convivencia y dependencia, por ello, el tutelado formará parte de la unidad familiar, permitiendo la aplicación de los beneficios fiscales a los que tenga derecho, siempre y cuando se cumplan los requisitos y límites establecidos para los mismos.

(DGT, de 21-07-2017, V1976/2017)