La dación en pago de la vivienda hipotecada, exenta en IRPF e IIVTNU, no requiere que se realice exclusivamente a favor de la entidad de crédito, pudiéndose transmitir a un tercero designado por ésta

Ni las normas de pago de obligaciones recogidas en el Código Civil, ni la redacción literal en IRPF de la exención (art. 33.4.d) Ley IRPF), no limitan ni determinan a favor de quién ha de hacerse la dación en pago a efectos de la exención. En todo caso, la redacción literal del art. 33.4.d) no limita taxativamente a favor de quién ha de hacerse la dación, sino que exige tres requisitos que no obstarían a esa interpretación. Y aunque uno de los requisitos se refiere a que esas deudas hipotecarias se hayan contraído con entidades de crédito o cualquier otra entidad que, de manera profesional, realice la actividad de concesión de préstamos o créditos hipotecarios, no supone que la transmisión en que consiste la dación se haga a favor de esa misma entidad de crédito, pues cabe la posibilidad de que la misma acreedora admita o imponga, sin alterar el carácter extintivo de la dación, la transmisión a un tercero designado a su voluntad.

Por todo ello, se considera que esas transmisiones o daciones en pago a favor de un tercero autorizado e impuesto por la entidad acreedora deben ser objeto de la exención en IIVTNU y en IRPF.

(DGT, de 02-10-2018, V2646/2018)