Actualidad fiscal sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Noticias

9. Retenciones e ingresos a cuenta. Pagos fraccionados. Obligaciones formales

9.1. RETENCIONES E INGRESOS A CUENTA. PAGOS FRACCIONADOS

El artículo 41 de la LIS señala la deducción de la cuota íntegra del impuesto de los pagos a cuenta efectuados a lo largo del periodo impositivo, siendo estos:

  • Las retenciones e ingresos a cuenta.
  • Los pagos fraccionados.

9.1.1. Retenciones e ingresos a cuenta

La retención o ingreso a cuenta es una obligación legal que nace a cargo de quien abona rentas sujetas al IS. Entre otras, son rentas sujetas a dicha obligación las siguientes:

  • Las rentas derivadas de la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad, de la cesión a terceros de capitales propios y las restantes rentas comprendidas en el artículo 25 de la Ley 35/2006, del IRPF.
  • Los premios derivados de la participación en juegos, concursos, rifas o combinaciones aleatorias, estén o no vinculados a la oferta, promoción o venta de determinados bienes, productos o servicios.
  • Las contraprestaciones obtenidas como consecuencia de la atribución de cargos de administrador o consejero en otras sociedades.
  • Las rentas procedentes de la cesión del derecho a la explotación de la imagen o del consentimiento o autorización para su utilización, aun cuando constituyan ingresos derivados de explotaciones económicas.
  • Las rentas procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos, aun cuando constituyan ingresos derivados de explotaciones económicas.

Las entidades sujetas al IS van a estar frecuentemente obligadas a retener o ingresar a cuenta al incluir la LIS entre los sujetos obligados a retener a las entidades, incluidas las comunidades de bienes, que satisfagan o abonen rentas sujetas al impuesto.

La obligación de retener consiste en detraer, con ocasión de los pagos de las rentas, las cantidades fijadas por la ley, presentando una declaración con indicación de las retenciones practicadas e ingresando el importe correspondiente. La obligación de efectuar el ingreso a cuenta es una obligación equiparable a la de retención, aplicable en aquellos casos en los que los rendimientos no se satisfacen en dinero, sino en especie.

Con carácter general, el porcentaje de retención o ingreso a cuenta para 2019 es el 19 %.

9.1.2. Pagos fraccionados

La finalidad de los pagos fraccionados es anticipar el impuesto que será definitivamente satisfecho por el contribuyente, siendo, por ello, la propia entidad que obtiene las rentas la que realiza el ingreso de las cantidades correspondientes.

La LIS establece que los contribuyentes deberán efectuar tres pagos a cuenta durante el ejercicio, en los primeros 20 días naturales de los meses de abril, octubre y
diciembre.

Dichos pagos fraccionados, que tendrán la naturaleza de deuda tributaria, se realizarán a cuenta de la liquidación que corresponda al periodo impositivo en curso el día primero de cada uno de los meses citados.

No obstante, no deberán efectuar el referido pago fraccionado ni estarán obligadas a presentar la correspondiente declaración las entidades que tributen al tipo del 1 % o del 0 %, según lo expuesto con anterioridad.

Para la determinación de su importe se puede optar por uno de estos dos sistemas:

  • Aplicando el 18 % a la cuota íntegra del último periodo impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el día en que comience el plazo para realizar el pago fraccionado, minorada dicha cuota íntegra en las deducciones y bonificaciones que le fueren de aplicación al contribuyente, así como en las retenciones e ingresos a cuenta correspondientes a aquel (art. 40.2 de la LIS).

EJEMPLO 20

Sea la sociedad «X, SA» con periodo impositivo coincidente con el año natural. Determinar la cuantía de los pagos fraccionados a efectuar en el 2019 por la modalidad general del artículo 40.2 de la LIS, sabiendo que:

  • La cuota íntegra, minorada en las deducciones para evitar la doble imposición internacional, en las bonificaciones, en las deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades y en las retenciones e ingresos a cuenta, correspondiente al periodo impositivo 2017, asciende a 90.000 euros.
  • La cuota íntegra, minorada en las deducciones para evitar la doble imposición internacional, en las bonificaciones, en las deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades y en las retenciones e ingresos a cuenta, correspondiente al periodo impositivo 2018, asciende a 120.000 euros.

Primer pago fraccionado, a realizar los primeros 20 días del mes de abril de 2019.

El último periodo impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el primer día de los 20 naturales de abril de 2019 es el que va desde el 1 de enero de 2017 al 31 de diciembre de 2017.

Por ello, la cuantía del primer pago fraccionado es:

90.000 x 0,18 = 16.200 euros

Segundo y tercer pago fraccionado, a realizar los primeros 20 días naturales de los meses de octubre y diciembre de 2019.

El último periodo impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el primer día de los 20 naturales de octubre y diciembre de 2019 es el que va desde el 1 de enero de 2018 al 31 de diciembre de 2018.

Por ello, la cuantía del segundo y tercer pago fraccionado es:

120.000 x 0,18 = 21.600 euros


  • Aplicando, sobre la parte de la base imponible del periodo de los 3, 9 u 11 primeros meses de cada año natural, el porcentaje que resulte de multiplicar por cinco séptimos el tipo de gravamen redondeado por defecto. Por tanto, si atendemos al tipo general del impuesto, la base imponible del contribuyente habrá de ser multiplicada por 17 % (5/7 × 25 %, redondeado por defecto).
    De la cuota resultante se deducirán las bonificaciones que le fueren de aplicación al contribuyente, las retenciones e ingresos a cuenta practicados sobre los ingresos del contribuyente, y los pagos fraccionados efectuados correspondientes al periodo impositivo.
    Esta modalidad permite, por tanto, ajustar los pagos fraccionados a la base imponible obtenida en el periodo impositivo al que resulten aplicables.
    Esta segunda modalidad de cuantificar los pagos fraccionados tendrá carácter opcional, pero será obligatoria para aquellos contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios haya superado la cantidad de 6.000.000 de euros durante los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el periodo impositivo al que corresponda el pago fraccionado.
    La opción por la segunda modalidad deberá ser comunicada mediante la correspondiente declaración censal durante el mes de febrero del año natural en que deba surtir efectos. El contribuyente quedará vinculado a esta modalidad para el periodo impositivo en curso y los siguientes mientras no renuncie expresamente a su aplicación.
    No obstante lo expuesto con anterioridad, la LIS, concretamente su disposición adicional decimocuarta, efectúa una regulación específica en relación con los pagos fraccionados que se realicen en la modalidad prevista en el artículo 40.3 de la LIS, para los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios en los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el periodo impositivo sea al menos de 10 millones de euros.
    En concreto, se establece un pago fraccionado mínimo, en virtud del cual la cantidad a ingresar no podrá ser inferior, en ningún caso, al 23 % del resultado contable positivo de los 3, 9 u 11 primeros meses de cada año natural minorado exclusivamente en los pagos fraccionados realizados con anterioridad, correspondientes al mismo periodo impositivo.
    En el caso de las entidades de crédito, así como para las entidades que se dediquen a la exploración, investigación y explotación de yacimientos y almacenamientos subterráneos de hidrocarburos, el porcentaje será del 25 %.
    Por otra parte, el porcentaje de pago fraccionado será el resultado de multiplicar por diecinueve veinteavos el tipo de gravamen, redondeado por exceso. En consecuencia, para una entidad que tribute según el tipo general del impuesto, el porcentaje a aplicar sería 24 %.

9.2. OBLIGACIONES FORMALES

  • Obligaciones contables. Los contribuyentes de este impuesto deberán llevar su contabilidad de acuerdo con lo previsto en el Código de Comercio o con lo establecido en las normas por las que se rigen.
  • Declaración-autoliquidación.Los contribuyentes del IS deberán presentar la declaración e ingresar la deuda determinada que corresponda dentro del plazo de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo, con la única excepción de los contribuyentes totalmente exentos.
    Por su parte, las entidades parcialmente exentas, a que se refiere el artículo 9.2, 3 y 4 de la LIS, estarán obligadas a declarar la totalidad de sus rentas, exentas y no exentas.
    No obstante, los contribuyentes a que se refiere el apartado 3 del artículo 9, esto es, aquellas entidades parcialmente exentas del impuesto en los términos previstos en el capítulo XIV del título VII de la LIS, no tendrán obligación de presentar declaración cuando cumplan los siguientes requisitos:

    • Que sus ingresos totales no superen 75.000 euros anuales.
    • Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas no superen 2.000 euros anuales.
    • Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.
  • Devoluciones. Si la cuota resultante de la declaración es inferior a los pagos anticipados efectuados por el contribuyente, la Administración deberá devolver el exceso de oficio en el plazo de seis meses. Si no se ha efectuado la devolución en el plazo indicado por causa no imputable al contribuyente, se aplicará a la cantidad pendiente de devolución el interés de demora en la cuantía y forma prevista en los artículos 26.6 y 31 de la LGT.