Actualidad fiscal sobre la crisis del Coronavirus AQUÍ

Legislación | Noticias

7 medidas fiscales anticoronavirus que se pueden aplicar para paliar sus efectos letales sobre las empresas

Medidas fiscales anticoronavirus. Imagen de una pareja en su casa con el ordenador sonandose la nariz

La COVID-19, además de amenazar la vida de las personas, también supone un grave riesgo para la economía global, y puede ser letal para muchas empresas que no cuenten con los recursos suficientes para afrontar una crisis de esta magnitud.

Los gobiernos se encuentran, pues, ante el dilema de tomar medidas de calado que permitan a determinadas empresas y sectores sobrevivir, o aplicar solo cuidados paliativos que alivien un poco su sufrimiento pero que no sean suficientes para que estas puedan seguir con sus puertas abiertas.

Entre las medidas que recomienda el FMI se encuentran los estímulos fiscales, pero en un contexto en el que los gobiernos deben afrontar el refuerzo de los sistemas sanitarios, la reducción de la recaudación tributaria y el incremento del gasto público solo se puede hacer vía endeudamiento, incrementando el déficit público, o recortando gastos de otras partidas.

Según las autoridades chinas el virus está remitiendo, por lo que si las medidas de contención funcionan y se comporta como la gripe común, cuya principal incidencia se produce entre diciembre y marzo, puede que a partir de abril se reactive la economía mundial, suban las bolsas y nos gastemos lo que no nos hemos gastado antes, pero hasta entonces algo hay que hacer y las medidas fiscales son una baza que hay que jugar.

Algunas medidas fiscales que se están sugiriendo, que algunos países están aplicando, o que se podrían tomar, serían las siguientes:

Ayudas para diferir el pago de determinados impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social

La Agencia Tributaria y la Seguridad Social ya permiten el aplazamiento de deudas cobrando intereses por este aplazamiento. En el caso de la Agencia Tributaria se pueden aplazar determinados impuestos sin aportar garantías hasta los 30.000 euros, pudiendo fraccionarse hasta en 12 mensualidades. La extensión de estos límites, la supresión de las garantías para cantidades que superen este importe o la reducción de los intereses por los aplazamientos podrían ser medidas que ayudarían a las empresas a cumplir con sus obligaciones fiscales. La extensión de los plazos de los pagos de impuestos es una medida que ya se está tomando en Italia, mientras que en China se están aplicando exenciones temporales a las contribuciones a la seguridad social.

Incentivos fiscales a determinados sectores

Según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en declaraciones a la Cadena SER, uno de de los mayores focos de preocupación para el Gobierno es el sector turístico, ya que es el primero que se ve afectado cuando se limitan los movimientos de las personas, por lo que este será sin duda un sector que puede contar con incentivos fiscales u otro tipo de ayudas públicas.

Flexibilización en la presentación de las declaraciones tributarias

El Gobierno recomienda el teletrabajo siempre que sea posible, pero, a pesar de que los administrativos, contables y fiscalistas se encuentran entre las personas que pueden teletrabajar, se debería flexibilizar la presentación de impuestos en el caso de empresas en las que algunos de sus trabajadores puedan estar afectados por la COVID-19, ya que esto puede dificultar el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Los encargados de la presentación de impuestos ya han sido obligados a presentar declaraciones tributarias en el mes de agosto, pero obligarlos a presentarlas si padecen el coronavirus, puede ser un poco despiadado.

Reducción de los tipos de IVA para los sectores más afectados

Una reducción temporal del IVA puede suponer un estímulo para los sectores que se puedan ver más afectados por este coronavirus.

Transferencias directas de efectivo, subsidios salariales y alivio impositivo

Ante los significativos efectos económicos de la expansión del coronavirus, estas son las medidas fiscales que propone Gita Gopinath, la economista jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el objeto de ayudar a los hogares y negocios afectados.

Master en Tributación/Asesoría Fiscal

Devolver los 2.500 millones de euros del IVA recaudado en 2017 por las comunidades autónomas

Esta medida, según el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ayudaría a las regiones a prestar una atención sanitaria intensiva y específica ante el crecimiento exponencial de los contagios.

Reducción del impuesto sobre sociedades

Reducir a la mitad el impuesto sobre sociedades a los sectores afectados, en concreto al turismo, y suprimir temporalmente este impuesto a las empresas situadas en zonas declaradas en cuarentena, es otra de las medidas que plantea el Partido Popular.

Además de las medidas fiscales el Gobierno habilitará líneas de crédito y las bajas laborales por el coronavirus serán consideradas como accidente laboral, de manera que los trabajadores cobrarán la prestación desde el primer día.

Los responsables de los impuestos se encuentran ante grandes retos derivados de hacer frente al pago de tributos en situaciones complejas, en las que los ingresos de las empresas se ven mermados por circunstancias excepcionales. Conocer todas las medidas para reducir y diferir el pago de tributos es clave, en un contexto como el actual. Conviértete en un experto asesor tributario con el Máster en Tributación/Asesoría Fiscal organizado por el CEF.- y la UDIMA.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga
Colaborador del CEF.-